Las heladas en diciembre, enero y febrero son buenas para el viñedo, a falta de nieve. La planta está en parada vegetativa, la savia deja de circular, mueren de frío posibles hongos o insectos.